Tony

Sep 24

Miradas II (Tú mirada)

Siento que me ve. Volteo. Mis ojos se encuentran con los suyos. Mientras estoy perdida en su mirar, me abraza. Me acerca. Siento su respiración, me agito. Me besa. Cierro los ojos… Los abro, sus ojos me esperan. La curvatura de sus mejillas me dice que sonríe, así estamos por un buen rato. jugando, cómo dice el poeta, a ser cíclopes.

Sep 23

Au Pair ¿Oportunidad de aprendizaje?

Hasta hace unas semanas, no sabía que era Au Pair; al buscar en internet, me encontré con una serie de comentarios que despertaron mi interés de contarles mi mini aventura.

     Todo comenzó en la feria Estudia Sin Fronteras que se llevó a cabo en la UNAM del 12 al 14 de septiembre. El primer stand era el de Cultural Care Au Pair, que atrajo mi atención por la gran cantidad de chicas que estaban pidiendo información. Al acercarme, escuche brevemente de que se trataba: trabajar cuidando niños en EUA, la oportunidad de estudiar en alguna de sus universidades en tu tiempo libre y conocer gente de otros países; prometiendo una experiencia INOLVIDABLE.

     Me encanta viajar y pensé “¿Por qué no dejar mis datos?” total, había entrado al lugar para buscar información sobre intercambios y cosas por el estilo. Me acerqué con una de las asesoras y para poder llenar mi solicitud, me preguntó si tenía experiencia cuidando niños, qué tal estaba mi nivel de inglés y mi edad. Terminó diciéndome que cumplía con todo lo del perfil y le puso un asterisco a mi hoja, asegurándome que entrarían en contacto conmigo pronto. Mientras tomaba unos folletos, escuché como le decía a varias chicas que la verdad no cumplían con los requisitos básicos y que mejoraran algunos aspectos para después llenar su solicitud por internet, lo cuál llamó mucho mi atención por que, al fin y al cabo, sólo querían información, igual que yo.

     Pasaron unos días y ya ni me acordaba del asunto, hasta que encontré en mi mochila su folleto, lo leí detenidamente y en una plática conmigo me dí cuenta que no era para mí. Sí, he cuidado niños, pero sólo unas horas a la semana y eso de dedicarme a ellos todo un año ya no parecía tan divertido, además de que tendría que lavar su ropa y sus utensilios, algo a lo que, en definitiva, no estoy acostumbrada. 

     Al día siguiente me llamó una de las asesoras para invitarme a su reunión informativa, que se llevaría a cabo el jueves (dos días después), le mencioné que ya no estaba tan interesada y me dijo que precisamente tocarían los temas en los que tenía duda, que me diera la oportunidad de ir. En la noche, le comenté a mis padres lo de la invitación, lo que pensaba al respecto y todo lo sucedido. Estaban asombrados porque nunca creyeron que yo me interesaría en eso, desconfiaron de la asociación, lo que era de esperarse y yo les reiteré que se habían presentado en la feria de la UNAM y que seguro la Universidad no permitiría que cualquiera ofreciera oportunidades a sus alumnos. Aún así me pidieron estar alerta. (Después leí que es muy poco recomendable viajar con ellos) 

     Por cuestiones de salud (traía una tos…), desistí de asistir a la reunión y fue hasta ese momento cuando decidí realizar mi búsqueda en internet sobre Au Pair.

     ¿Cuál fue mi sorpresa? una cantidad interminable de comentarios negativos sobre chicas, y algunos chicos, que sí se habían lanzado a la aventura de ser Au Pair contando sus experiencias de familias que no los trataron dignamente, que los pusieron a hacer labores que no les correspondían y sobre todo, los que no respetaban sus horas y días de descanso, en resumen, les habían vendido una idea falsa.

     He llegado al punto que me interesaba, si estás planeando viajar como Au Pair, no olvides que vas a trabajar, los viajes y la vida social quedarán en segundo plano. Así que tienes que ir completamente segura(o) de que eso es lo que quieres y realmente conocer cuales serán tus responsabilidades y las actividades que tienes que realizar, para saber cuando poner límites. Recuerda que estarás en otro país, que habrás invertido dinero y que no será tan sencillo regresar.

     Además hay que tener muchísimo cuidado con quien hacemos el tramite, porque no quiero parecer paranoica o algo así, pero muchas chicas han sido engañadas y por desgracia, lo que en verdad hay detrás, son redes de prostitución.

     No, no me mal interpretes, no estoy satanizando ser Au Pair, ya que he hablado con chicas que no se la pasaron tan mal, leído experiencias de otras que tuvieron vivencias rescatables y otras que afirman tener una buena relación con los padres y con los niños, pero sí estoy diciendo que quizá haya otras oportunidades de viajar para chicos que, como yo, estén buscando ir realmente a estudiar al extranjero, cómo lo que ofrecen algunas universidades.

      Si realmente te interesa ser Au Pair después de estar consciente a que vas, dejo un link que aporta recomendaciones y experiencias de chicas que ya andan en eso. (http://experienciaaupair.blogspot.com/)

     Porque, seamos sinceros, ¿Cuántos no hemos tenido cómo empleada domestica a alguna chica de alguna región indígena? Yo sí y puedo decir, sinceramente, que el trato que le dieron mis padres fue muy bueno, paga justa y horario que le permitía estudiar, además, trato cómo uno más de la familia, es decir, también tenía que cumplir con ciertas reglas, cómo cumplir con las horas acordadas y regresar a más tardar a X hora, pero también supimos, por nuestra misma empleada, de familias que no las trataban como se merece cualquier ser humano. Ese fue un factor crucial que me hizo pensar en la vida que llevaría en otro país cómo empleada, donde es muy probable que me pusieran a hacer labores que ni en mi casa realizo. Y más por la imagen que tenemos cómo latinos en otros países… la cual, no creo que sea necesario especificar.

      Yo prefiero viajar con alguna universidad que me aloje, de las que incluyen el aseo de tu cuarto, desayuno, comida y cena dentro de las mismas y que te aconsejen que lugares, cómo extranjero, visitar. (La Universidad de Toronto es una de ellas, ahí realmente mi experiencia fue ¡INOLVIDABLE!)

     Sólo hay que tener mucho cuidado y leer detenidamente el contrato. ¡Suerte!

Ene 05

Llámame “Mamá”

Amor, llegaste sin anunciar, pero de manera cordial. Definitivamente no te esperaba, tenía dieciocho años…

     Me abrazó el sonido agudo de tu risa, tu olor tan peculiar y tus pequeñas manos. El primer día que te escuché llorar, fue la primera vez que sentí esas inmensas ganas de protegerte…

     Aún recuerdo tu pequeño cuerpo pegado a mi pecho y los ruidos que hacías al dormir; sin embargo lo que más atormenta mi mente es la primera vez que me llamaste mamá… esa mezcla de emoción, miedo, orgullo e ilusión, pero sobre todo de impotencia.

     Si hubiera podido, jamás te habría dejado ir, pero no tenía que ofrecerte… aún no estaba lista. Detesto no haberlo intentado, no hay día que no piense en ti, que no me odie por tener diecinueve años y no tener el dinero, la madurez y la autoridad para criarte y cuidarte…

     En un año me enseñaste tantas cosas tan maravillosas… no paraba de hablar de ti, de tu sonrisa, de tus gustos, tus miradas y ¡¡no me importa lo que digan!! Eres de las mejores cosas que me han pasado en la vida, pero mi corta edad y mi inexperiencia me han hecho cobarde y me han alejado de ti. Te extraño tanto…

     Hay tantas cosas que me encantaría enseñarte, me encantaría jugar contigo en las islas, que compartieras un día de clases conmigo, enseñarte la universidad, salir a jugar, ir a comprar… sujetar de nuevo tu mano, bañarte, ponerte la pijama, tenerte de nuevo sentado sobre mis piernas, llevarte a la escuela, contarte un cuento como hacia mi papá conmigo y todas esas cosas que hacen las mamás… PERDÓNAME!!!!  te abandoné…

      Aunque parezca difícil de creer, te quiero muchísimo y donde quiera que estés cuídate muchote. Discúlpame, no merecía que me llamaras mamá...